Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 marzo 2010

EL DIARIO DE PILAR

VIAJE  A  GUINEA  ECUATORIAL

JULIO  –  AGOSTO   2009

Durante el tiempo que estuvimos en Guinea, las tres: Edurne, Cristina y yo,  fuimos escribiendo un diario. Queríamos que todo lo vivido: experiencias, sentimientos, gestos, anécdotas, personas…, TODO, se mantuviera en el recuerdo y NADA quedara en el olvido. Es verdad que lo que no se guarda en la memoria, se guarda en el corazón, pero aún así, por las noches, después de un día lleno de actividad (pues  las mañanas las pasábamos  en el colegio con los chavales, y las tardes recorriendo el pueblo, saludando gente y visitándoles en sus casas), nos quedábamos tranquilas y nos sentábamos a recoger todo lo vivido en el día. Y con la música de fondo de las casetas – bares que habían instalado al lado de casa, comenzaba nuestra sesión de escritura.

Quisiera hacerlo de forma breve pero me temo que será casi imposible, son tantas, tantas, las personas con las que hemos convivido que…  Voy a ir recogiendo, sobre todo, nombres de personas, que, para vosotros serán solamente nombres, pero para nosotras están llenos de rostros de personas concretas, muy concretas, cada una con su historia y con su vida.

Día 10  de julio, viernes.- Salimos de Pamplona nerviosas, ¡claro que sí!, ¡no era para menos!, después de tanta espera y de no conseguir los visados, ya pensábamos  que nos quedábamos en tierra, así que cuando San Fermín hizo el milagro y nos llamaron que ya estaban los visados ¡no nos lo podíamos creer! ¿será verdad?, ¡sí!,  ¡era verdad!. Así que coger los billetes, que de churro encontramos, y el viernes estábamos saliendo.

Primera etapa: Pamplona – Madrid. Estación del tren. Despedidas, emociones. Son las 19:54. El tren se pone en marcha y …  ¡comienza la aventura!. Llegamos a las 12:00 de la noche y las primeras risas, nosotras allí con todos los equipajes y los taxistas nos miran y ninguno nos coge, hasta que por fin uno se lanza y no sé cómo, mete todo y…¡rumbo a Barajas!. Allí, noche larga de espera, y un run-run dentro, mil preguntas se agolpan en nuestra mente ¿será verdad?, ¿qué pasará? ¿qué nos esperará? ¿será todo como nos lo hemos imaginado? ¿qué nos encontraremos?. Al fin amanece. Es la hora y…¡al avión!

Día 11.- Segunda etapa: Madrid – París. 7:15. París – Malabo. 11:30. Cada vez afloran más los nervios y no os digo nada cuando ya dicen que el avión va a tomar tierra. A las 18:00 aterrizamos. Entonces sí que nos da un vuelco el corazón. En el avión ya  teníamos nuestro consquilleo, pero cuando aterrizamos en Malabo, una emoción nos embarga a las tres, ¡ya estamos en Guinea!. Ya empezamos  a despertar de aquel sueño tan acariciado. Pilar, una monja de las MIC, es la primera persona que nos recibe en el aeropuerto,  y Chacho, el conductor que nos lleva a casa.

Día 12, DOMINGO.- Después de una noche de nervios, ¡la primera en África!, a las 10:45 ( ya empezamos a  experimentar que no hay prisas…) cogemos el avión para el Continente (Bata) y en una hora escasa estamos allí. Antonia, Regina, Anastasie y  Florence, nuestras hermanas Vedruna,  nos esperan en el aeropuerto. De nuevo más  emociones.

Tercera etapa: Bata –  Añisok. Después de comer con las hermanas, llega ya el final  del viaje, agotadas, ciertamente. ¡¡Añisok a la vista!! ¡¡emoción increíble!! No sé lo que están sintiendo Cristina y Edurne pero yo, la verdad, no puedo describir lo que siento al ver que de nuevo estoy allí, las mismas gentes, las mismas calles… Llegan los primeros encuentros  y las primeras alegrías de volver a vernos: Domingo, un hombre bueno que ha cuidado la casa de las hermanas, y a ellas,  desde que fueron a Guinea en el año 1980, Guadalupe, su mujer y Pascualina, su hija; Bienvenida, Magdalena…, Mosuy, el conductor, Deogracias, su mujer, y sus hijos, Francisco y Mauricio.

Día 13.- Comenzamos las clases y ¡¡un montón de chavales!!, al principio  todos nos parecen iguales, ¿ya conseguiremos conocerlos a todos?. Por la tarde, paseando por el pueblo, encontramos a Aniceto, que va en silla de ruedas, a Inmaculada… Vamos a Akam, un poblado cercano y saludamos a Feliciano y Daniel, el director del coro.

Día 14.- Hoy es el cumpleaños de Cristina, temprano preparamos los regalos y… al ritmo del tam-tam ¡¡cumpleaños feliz!! y  claro, lágrimas y más emociones.  En la Eucaristía vemos a los curas, Enrico, que es italiano,   y Abdón, congolés,  a  muchas mujeres: Lucía, Adriana, Bienvenida, Mari, la de Feliciano, el ciego, Domiciana… Viene Lucía al colegio diciendo que ha muerto  José,  un pobre hombre, solo y enfermo, que ella se llevó a su casa para cuidarlo mejor. Vamos al entierro y encontramos allí a Concha y Catalina, la Delegada de la Mujer.

Día 15.- Por la tarde vamos a Mocuá, un barrio cercano, y nos encontramos  con  Isabel, la mujer de Sixto, Angela, una enfermera del hospital, Angel Francisco, un vecino al que curé una herida tremenda cuando estuve allí, recordamos el accidente, lo mal que lo pasó y lo bien que ya está ahora  y entramos en las casas de Mari y de Jacinta, la modista. Vemos a Patrocinio, un chico deficiente que nos acompaña a casa y a Mustafá, el camerunés de la tienda.

Día 16.- Nati, Albertina, Mauricia, la madre de Silvestre, un alumno, que nos vendía naranjas. Visitamos el hospital, nos lo enseña el director, muy amable, y vamos  a casa de Domingo y Guadalupe,  nos reciben muy contentos y nos ofrecen Fanta, cuentan con gran cariño la historia de las hermanas que han pasado por Añisok ( no se dejan a ninguna).

Día 17.- A la hora de comer se presenta  Jesús del Carmen, un vagabundo que todos los días aparece, se pone a canturrear y… ya sabemos lo que espera: la comida.  Por la calle vemos a Santiago, otro que tiene el síndrome de Diógenes, va con su carro por las calles y recoge todas las basuras que encuentra y se las lleva a su casa. Por la tarde vamos a casa de Magdalena (la pecadora, como ella se dice), están sus nietos: Magdalena y Herminia; luego en casa de Genoveva (la maestra del C.P. Tomboya), una gran alegría y más al ver a Rómulo, su hijo mayor, que ya tiene 3 hijos.

Ya ha pasado la primera semana de trabajo con los chavales y ya vamos conociendo a muchos: Montserrat, Herminia, Mª Angeles, Diego, Mª Pilar, Baltasar, Casiana, Ricky, Marta, Salomón, Antimo, Rufino, Antonio, Constancia, Jonás, Clementina, Rita … una larga lista, que la próxima semana irá aumentando.

Día 18.- ¡Hoy descanso y excursión! vamos a  Ecofac, al monte Além, pensábamos que íbamos a ver hasta elefantes pero… nos quedamos con las ganas, nos dicen que esperan a un ministro y que nos tenemos que marchar, así que de vuelta para abajo, nos encontramos con la comitiva.  Vamos a un pueblo cercano: Evinayong, pasamos por Niefang y entramos en Nkué, y en el monasterio saludamos a 4 monjas españolas. Pasamos un día muy bueno.

Día 19, DOMINGO.- Vienen las hermanas de Bata a pasar el día. La Eucaristía preciosa, cantos, música, todos con sus mejores trajes  y vistosos popós. Hay 3 bautizos. Saludamos a Trini (una maestra del Tomboya), a José Bicoro, a Juanita, que va en silla de ruedas, a Mª Luisa (una mamá a la que di clase) … A la tarde vamos a París – un barrio- y entramos en casa de Albertina y vemos a sus hijos Zósima y Reginaldo

Día 20.- Vuelta a la escuela. Siguen viniendo más niños.Ya los conocemos. lo pasamos bien, ellos y nosotras. Por la tarde, como siempre, a ver gente.Vamos hacia Amilibia – otro barrio- y encontramos a Patrocinio, que ya lo conocéis, visitamos a Lourdes, una antigua alumna mía que  está enferma, pasamos por el cementerio y llegamos a casa de Faustino, están todos: su mujer Francisca, los hijos: Marta, Serafina, Faustino y Surrano, los padres, la cuñada, Andrés, el hermano, machacando caña de azúcar.

Día 21.- Por la tarde vamos hacia otra parte del pueblo, busco a Juanita, veo a Fidel, el de los pozos, pasamos por la casa de Emilia, sus hijos: Casiana y Juan Crisóstomo. Vemos a la vecina Isabel, con María, y entramos en el campamento buscando a la madre de Diego.

Día 22.- En el recreo vienen Paco y Carmen, los de Mongola, dicen que Mª Pilar este año va a ir a España a estudiar. Vemos a Prisca (otra antigua alumna) y por la tarde vamos a casa de Juanita, nos obsequia en su mini-bar. Vemos el Ayuntamiento, y por la carretera encontramos a Martín, le pregunto por su hermano Enrique. Vamos a la misión y charlamos un rato con Enrico, el cura.

Día 23.- Ayer un camión atropelló a un niño de 4 años, y hoy hemos ido a su casa a ver a su madre, Sufrida, (buen nombre ¿no?). Allí mucha gente acompañándole.

Día 24.- Hacemos la despedida con los chavales, damos premios a los que han asistido todos los días. En total han venido más de 8o. Ha sido una experiencia bonita. Nos quedamos contentas. Nos visitan los cubanos, Ángel, médico, y Beatriz, enfermera, hay un convenio con el gobierno y siempre, cada dos años, vienen médicos cubanos, que por cierto, son muy buenos, que me lo digan a mí cuando me rompí el pie…, y a Edurne, que se clavó una espina en la garganta y fue a la consulta…

Hoy no salimos, nos quedamos en casa a “rumiar” todo lo vivido. Mañana nos vamos a Okong-Oyek  y empezamos una nueva etapa.

Día 25.- Salimos para Okong-Oyek. Hacemos  la primera parada en Mongomo, una ciudad muy arreglada, vemos grandes edificios: Hotel Mongomo, Ceibank, Orange, sede de Hiunday, la Parroquia… Queremos pasar la frontera, siquiera parar poder decir que hemos pisado Gabón pero no nos dejan, dejamos a gente que ha venido con nosotras y nos juntamos con las hermanas: Antonia, Carmen Alicia y Nati, comemos juntas y hacemos el relevo: Antonia y Nati se van unos días a descansar y nosotras con Carmen Alicia nos vamos a Okong y pasamos allí una semana. La primera parte del viaje, bien, carretera normal, pero luego ya, media hora de puro camino de bosque, impresiona ver dónde están metidas, los sonidos de la selva …

Día 26, DOMINGO.- Amanecemos en el bosque. Aquí no conocemos a nadie así que no aparecerán tantos nombres. Saludamos a Hipólito, que viene a ayudar en la huerta. Bajamos al poblado y el primero que encontramos es Domingo, un señor que con sus palabras hasta nos hace llorar. Vemos el dispensario en el que trabajan Fermina, Jacinta, Jacinto… con las hermanas; la escuela, la carpintería, en la que hacen muebles, mesas, sillas, camas…, quedamos sobrecogidas de  toda la obra que han hecho aquí las hermanas durante años. Vemos a Fausta y su marido García y nos enseñan su bar.

Día 27.- Edurne empieza a trabajar en el centro de salud  y Cristina y yo comenzamos un cursillo con los APS (agentes primarios de salud). Vienen 13, de aquí y de los poblados vecinos. Tienen un examen en agosto y les vendrá bien refrescar cosas de lengua y matemáticas.

Por la tarde Fermín, el chófer, nos lleva a ver el río Woro. Allí nos véis dando botes por esos caminos tan…, y de pronto ¡un árbol caído, atravesado en el camino!, Fermín, que ya va preparado, para el coche , coge el machete, se baja y, como un aizkolari, lo corta y ¡adelante!

Día 28.- Hoy ya han venido todos, los 17: Rosario de Be I y II, Santos de Be III y IV, Jesús de Mbase-Nsong, Cristiana, Elena y Wenceslao de Okong, Silvano de Moyo-Nsong, Manuel de Toon-seng, Benjamín de Ngan-Nsong, Leoncio y Moisés de Masama, Modesto de Ngang, Teresa y Simón de Nsomoyong,  Martín de Mbasé, Gabriel de Okuá y Félix de Otet. Ya los vamos conociendo y trabajamos muy bien, están deseosos de aprender. Por la tarde matamos conejos, bueno, los mata Florence, que es una experta, a nosotras nos basta con ver.

Día 29.- Surge un viaje a Ebebiyin y tenemos que dejar la clase, (recuperaremos el sábado). Mientras C. Alicia está en una reunión, nosotras vamos a Acomba, un mercado grandísimo que hay en la frontera con Camerún, ¡señora!, ¡mamá! ¡compra! ¡mira, ven!… todos son reclamos, todos quieren vender, y nosotras, con cara de… recorriendo las calles polvorientas del mercado toda la mañana y, por cierto, quedamos agotadas. Como hoy estamos en la civilización, aprovechamos a mandar algunos correos a la gente que espera nuestras noticias. Os pongo aquí el correo que enviamos:

¡¡¡HOLA  GENTE!!!: Ya hemos pasado el ecuador de nuestra aventura, ahora sí que estamos en la África profunda, en un poblado en medio de la selva, es impresionante, parece que estamos metidas en un capítulo de National Geografic, rodeadas de bichos, ruidos, plantas y árboles de todo tipo, con lianas a lo Tarzán… por las noches es maravilloso, nos metemos en nuestras mosquiteras y nos relajamos escuchando los sonidos nocturnos de la selva.

Edurne está trabajando en el dispensario, haciendo de todo (médico, enfermera, señora de limpieza, farmacéutica…) y Pilar y yo estamos dando formación a los APS (agentes primarios de salud). Cuando terminamos las clases – dos horas, porque la gente tiene que irse andando varios kilómetros -, ayudamos a las enfermeras en lo que podemos. Nos han tocado casos de todo: un niño con un machetazo en el brazo, un hombre caído en un pozo, un niño con anemia falciforme, casos de malaria,  embarazadas con sida… Ayer era el día de revisión de las embarazadas y fue muy bonito escuchar los latidos de un bebé dentro de la tripa de su madre de 14 años. También nos toca coger huevos del gallinero (eso Edurne), sacar agua del pozo, matar conejos inocentes (eso Florence porque yo no podía ni mirar…).

El lunes nos llevó Fermín  de excursión por la selva hasta llegar al río Woro, donde nos tuvimos que bajar del coche y pasar andando por un puente colgante de maderas… ¡¡IMPRESIONANTEEEEE!!. Un señor nos regaló un racimo de bananas y nos dio a probar envuelto de maíz y cacahuete.

Hoy hemos venido a la ciudad (Ebebiyin) y aprovechamos para escribiros antes de volver a estar incomunicadas. Hemos ido hasta la frontera con Camerún y la hemos pasado después de tres controles policiales. Nos ha entrevistado un comisario que nos ha dejado pasar después de retenernos los pasaportes, porque oficialmente la frontera está cerrada.

El sábado volvemos ya para Añisok y de nuevo estaremos en conexión telefónica con el mundo. Preparad las butacas para la sesión de fotos porque ya llevamos hechas un montón. Un besazo y ¡¡¡ hasta la próxima !!!           Pilar, Edurne y Cristina

Cuando llegamos a casa, nos dicen que hay un parto, ¡qué bien! vamos a ver de todo. Pero, no hay forma, al fin tienen que ir al hospital a Ebebiyin.

Día 30.- Seguimos con las clases. ¡Ya nació la criatura! ¡¡por fin!! ¡y nada menos que 5 kilos!. La madre, Jovita, una adolescente de 17 años que ya tiene otro hijo. Hoy C. Alicia ha tenido que ir a Bata y nos quedamos solas. Por la tarde traen a un niño muriéndose y nosotras… lógicamente sin saber qué hacer.

Día 31.- Acabamos el cursillo, nos hacemos la foto para el recuerdo. Benjamín y Fermín nos obsequian con Fantas. Recogemos y limpiamos todo. Se acaba otra semana de trabajo, muy provechosa para todos. Y para nosotras  una experiencia muy bonita y gratificante.

A la tarde, cosa curiosa, nos adentramos en el bosque para buscar cobertura. Bien tapadas para evitar picaduras, vamos andando y de pronto, en un punto concreto, empiezan a entrar los mensajes, ¡hay cobertura! ¡qué alegría! poder comunicarnos con la gente de casa. Además hoy es el cumpleaños de Iñigo… A la vuelta entramos en casa de Cristiana, está machacando bambucha. Visitamos a un papá, muy enfermo, Lázaro y vamos a ver a Jovita y al niño.

Día 1 de agosto.- Vienen sólo Modesto y Simón, así que hoy, clase particular, Cristina con Simón, el joven, y yo con Modesto. Repasamos todo lo de la semana. Llegan a comer Antonia y Nati, renovadas después de esta semana de descanso, y luego ya preparamos todo y, de nuevo, ¡rumbo a Añisok!. Mosuy, muy respetuoso, al comenzar el viaje, se quita la gorra y comienza a rezar: “Señor, dáme mano firme y mirada vigilante para llegar a mi destino sin causar daño a nadie y sin que nadie nos lo cause”. Llegamos hacia las 6:00 y… la primera persona que nos recibe es Domingo, que se  quedó guardando la casa.

Día 2, DOMINGO.- A las 10:00 es la Eucaristía. Toda la gente vestida de fiesta. Viene un coro de Malabo. Saludos y sorpresa  pues pensaban que ya nos habíamos ido sin despedirnos. Pasamos el día viendo a gente. Hay una defunción, música, baleles, mucha gente forastera… Además, mañana es el aniversario del golpe de libertad.

Día 3.- Fiesta: ¡¡30 años de libertad!! Desde la mañana empiezan con manifestaciones. Me comunico con Ernesto, un profesor del colegio con el que compartí curso. Viene rápido y ¡qué alegría!, charlamos y recordamos tiempos… Hoy la Eucaristía solemne, vienen las autoridades, los militares todos uniformados, invitados… Por la tarde paseamos por el pueblo, toda la gente está de fiesta, vemos  extranjeros que están trabajando en las obras: colombianos, filipinos, serbios…

Día 4.- Hoy es el último día en Añisok. Preparamos una excursión a Oyala (una ciudad nueva que están construyendo) y vamos a las cascadas de D’jibilop, hemos llenado el coche: Domingo con sus hijos y nietos, Ernesto y nosotras. Es impresionante ver las obras que están haciendo: carreteras, una central eléctrica…, el paisaje es grandioso, agua en cantidad, sentadas en las rocas sacamos los bocatas y ¡menuda comida familiar!. Estando tan a gusto, de pronto ¡un zambombazo! retiembla todo y nos quedamos sin respiración … (será que están dinamitando en las obras). Ya no estamos tranquilos,  levantamos el vuelo y volvemos a casa contentos del día tan bonito que hemos pasado.

Día 5.- Santo de Edurne, regalos, besos… y… llegan las despedidas, dejamos a algunas personas las  fotos que hemos podido revelar en los chinos (que allí también hay), hacemos las maletas, recogemos todo, dejamos la casa limpia y… ¡¡¡adiós a Añisok!!!, ¡ya se ha cumplido nuestro sueño!, ¿volveremos alguna vez?… Estamos tristes, ya nos vamos. Está anocheciendo cuando llegamos a Bata, lo primero hacemos compra en Martínez y nos tomamos un helado. En casa encontramos a Oliva, Anastasie y Regina que nos reciben muy bien.

Día 6.- Amanecemos en Bata. Ésto ya llega a su fin. Vamos a la playa a Asonga (la  Cooperación Española tiene allí unas casas para  los que quieran ir),  ¡una maravilla! ¡casi una playa particular!  Tenemos de allí un vídeo que… bueno… Volvemos un tanto achicharradas y por la tarde Eustiquio, el chófer de Bata, nos lleva a ver la ciudad: el paseo marítimo, el Centro Cultural, el puerto… y  compramos cosas de artesanía bantú.

Día 7.- Concretamos los billetes para el día 11. ¡¡Ya llega el final!!. Vamos a ver a Nati, una vecina muy querida de Añisok  que está operada, al hospital de la Paz (que lo han hecho unos judíos, chulísimo, como los de aquí, ¡menudas butacas!… pero, claro, cualquiera no puede ir allí…). Veo a sus hijos: Dolores y Mariano, que estaba de profesor en el Colegio. Vamos a ver el templete de Mundoasi (un mercado agobiante, lleno de puestos de todo tipo). A la noche intentamos poner un correo y… ¡qué suerte! sale. Aquí os lo pongo:

Hola a todos y todas: estamos ya en los últimos días, apurando  el gran regalo que hemos vivido. Estamos en la civilización, se puede decir, de Bata, pero el correo no hay manera, ahora he conseguido que se abra y aprovecho para mandaros las últimas impresiones. Pronto nos veremos, el martes a la noche salimos ya para Bilbao y podremos contaros todo… Ha sido realmente bueno, hemos vivido tres preciosas  etapas: primero en Añisok, nuestro pueblo querido y hermano, he visto a tanta gente y recordado todo lo que viví… ¡¡una gozada!!, luego en Okong, con otra comunidad nuestra, también muy bonito y un trabajo distinto, más en plan sanitario, y ahora ya en Bata, la última etapa. Esto es otra cosa: grandes contrastes… Hoy hemos querido ver a una señora en el hospital  nuevo que han hecho los judíos y nada que envidiar a los nuestros… Para comprar, casi, casi, el Corte Inglés, (con dinero se puede comprar de todo y más). En fin, que todo ha sido muy bonito, la acogida de las hermanas fenomenal. Ahora nos queda el arrancón de la vuelta… bueno, os dejo, que muy pronto nos veremos, ¡el miércoles!. Saludos a todos. Un beso grande de las tres.

Día 8.- Hoy excursión a Cogo, vamos a salir temprano pero no hay chófer, Eustiquio que Salomón, Salomón que Jonás, Jonás que no aparece… total, que a las 11, por fin, salimos con Fernando. Cogo es un pueblo bonito, de costa, vemos el estuario, las islas al fondo, el mar tranquilo… precioso. Comemos en el pórtico de la Iglesia de los Claretianos (no es un sitio muy adecuado pero…), le bautizamos “hotel Palace” que  ya habéis visto el vídeo de la comida. Luego vamos a Mbini, hay un paseo bonito con palmeras, paseamos un poco por la playa y a las 5:00 llegamos a Bata, nos preparamos y vamos al Centro Cultural a ver el teatro “Locuras” que ya ha salido antes en este blog.

Día 9, DOMINGO.- Vamos a la Eucaristía a la Catedral, han hecho mucha obra y está preciosa, pintada, vidrieras, el techo con pinturas de Mafa (que merece la pena verlas). Volvemos paseando por el embarcadero antiguo, el paseo marítimo, la ciudad con construcciones chulas. Por la tarde vamos a ver el Preescolar que llevan las hermanas .

Día 10.- Pasamos un buen rato en la playa, muy a gusto, y otra vez terminamos turraditas. Por la tarde, unas vamos a saludar al Obispo y otras  a MaiKol, el policía de los benditos papeles que al fin llegaron … ¡Ya no nos queda nada por hacer! ¡Misión cumplida!

Día 11.- ÚLTIMO DÍA. A las 6:00, bien temprano, salimos para el aeropuerto, tenemos que esperar mucho pero… es mejor estar ya allí. A las 9:00 embarcamos y… en una hora estamos en Malabo. Hay turbulencias, está lloviendo pero aterrizamos bien. Pilar, la que nos recibió al llegar, no podía venir a buscarnos y nos manda un taxi pero el taxista que no llega, espera larga, más de una hora  y al fín… aparece con un Ford Fiesta viejecito. No cabemos con todos los equipajes  pero al fin, con el maletero abierto y Cristina y yo sujetando las maletas, vamos camino de Sampaka, la casa de las MIC.

Todavía nos queda tiempo para la última excursión, vamos a Luba, allí están reunidos todos los sanitarios. Vemos el pueblo, pasamos por un bar “Aquí me quedo” (y de verdad que tenemos ganas de quedarnos), Vamos a una playa Arena Blanca (que todo menos blanca) pero el paraje resulta bonito, lleno de cocoteros. De vuelta hacia  Malabo comemos en un bar “El atasco” y… ya ¡a preparar las maletas! y al aeropuerto. Llega la hora, controles, nos abren dos veces las maletas, nervios… y ¡por fin en el avión! ¡uf! ¡qué respiro! pero ¡qué pena!, ésto se acaba. Despega el avión. Amanecemos en París, allí hay que cambiar de Terminal, vamos y… ¡lo que menos esperábamos! llegamos tarde a la sala de embarque y… ¡¡closé!! ¿Es posible?  ¡no puede ser!, pues sí. Nos cambian los billetes y ¡¡a esperar!! Teníamos que haber salido a las 7:40 y salimos a las 18:30. ¡Vaya día! ¡Menudo final! ¡Tantas horas tiradas en París!… Al fin llega la hora, y nosotras las primeras (que no se nos pase ahora). Ya estamos  volando hacia Bilbao, una hora y… ¡aterrizamos! allí nos esperan Sergio, Iñigo y el perro. Saludos, achuchones, emociones, lágrimas, despedida y nosotras hacia Pamplona. A las 10:00 estamos en casa, reencuentros, cena, ducha calentita y a dormir -sin mosquitera-  en nuestra cama.

AMANAN     –      SE TERMINÓ

………………………………………………………………

Hasta aquí nuestro diario. ¿Qué os parece? No os podéis quejar de los detalles y la descripción tan completa del viaje. Ahora falta que hagáis vuestros comentarios, qué os ha parecido, opiniones… Después seguirán apareciendo más fotos, que todavía quedan muchas…

Anuncios

Read Full Post »

Os presento a DIEGO, un chaval que venía a clase, un amigo muy especial, sobre todo para Cristina. Preguntadle y ella os podrá contar.

Read Full Post »

Los niños buscaban botellas vacías y luego les veías vendiendo agua fresca. Parece que es agua buena pero… seguramente no está en buenas condiciones. Por eso son muy frecuentes las diarreas.

¿QUIÉN COMPRA AGUA?

Read Full Post »

Cuando salías  por la noche  a la calle, era muy frecuente encontrarte un grupo de chavales que, con una lata de leche en polvo, habían improvisado un tambor y allí estaban bailando como en la mejor discoteca.

ESTOS MONTABAN LA ORQUESTA TODOS LOS DÍAS

Read Full Post »

Las caras de los niños son algo… te quedabas embobada mirándolos.

Read Full Post »

ISRAEL EN AÑISOK

Quiero presentaros a Israel, un joven que estuvo en Añisok colaborando en el Colegio en el curso 2005-2006.

El otro día tuve la gran sorpresa al recibir un comentario suyo. Israel  está, ¡¡nada menos que en la India!!, trabajando en la Fundación Vicente Ferrer. Para él fue una alegría muy grande encontrarse con el blog  y ver en el post “noticias desde Añisok” que ya estaban terminados los baños. En su comentario dice que le ponga en contacto con las hermanas de allí, que fue una experiencia preciosa e inolvidable la que vivió allí.

Seguiremos comunicándonos con él  y  nos mandará fotos de lo que está viviendo en India, seguro que será otra experiencia que le marcará.

Aquí lo tenéis con un montón de chavales del colegio

Read Full Post »

MÁS SOBRE AÑISOK

Va pasando el tiempo y aún quedan muchas fotos para enseñaros. Dentro de poco, a la vuelta de las vacaciones de Semana Santa, haremos la campaña de solidaridad con Añisok, como otros años. Para que vayáis animándoos os pongo aquí algunas fotos de los niños que esperan nuestra colaboración. Sabéis que este año  van a hacer el muro que rodea el patio, ahora hay una alambrada, rota por muchos sitios, y quieren mejorarlo para que tengan más seguridad.

Este es Carlos, uno de los alumnos que tuve en 3º en el curso 2004. Fue uno de los chavales que más interés tuvo en venir a clase este verano y participaba con muchas ganas en todo lo que hicimos.

Estas son las nietas de Adriana, una de las mujeres que venían a clase por las tardes cuando yo estaba allí. Viven en París, un barrio de Añisok.

Read Full Post »

Older Posts »